Doña Agustina: Más de 50 años de cantarle a la Guadalupana en Cuernavaca

Sociedad y Economía

CUERNAVACA, MOR.- Desde hace 52 años, la señora Agustina acude ante el chapitel del Calvario, a cantarle canciones su venerada virgen de Guadalupe.

El hecho anual pudiera parecer cotidiano, sin embargo, el hecho de que las canciones que entona, junto a sus hijos y nietos, son composiciones de su familia, y otras de su única inspiración.

“Yo vengo del estado de Guerrero. Yo empecé a bailarle y cantarle a la Virgen a la edad de ocho años. De ahí, nunca me he desalejado (sic), porque siento que es una manera de evangelizar… La gente me ve, entonces es una manera de evangelizar”.

Agustina Juárez Calderón, es una mujer de 60 años de edad, que ha transmitido a sus hijos y nietos el amor por la morena del Tepeyac, y ahora, año con años, acude a el Chapitel del Calvario y a la iglesia “Gualupita” –también en Cuernavaca- para bailarle y cantarle a María de Guadalupe.

don%cc%83a_agustina02En entrevista, rodeada de sus dos hijas, su hijo y su nieta, doña Agustina recuerda que fue en su pueblo, en Arcelia, cuando las melodías que entona a la Virgen cada 12 de diciembre, tuvieron su origen en los tarareos de una de sus tías, quien –al ver crecer a sus sobrinas- las fue haciendo partícipe de las composiciones.

“Ella las fue narrando, cantando, como Dios se las dada a entender, porque ella no sabía leer ni escribir. Alguien se las escribía. Y día a día, le fuimos como complementando. Nos decía: Niñas, vénganse para acá, y nos preguntaba: A ver: ¿Qué le ponemos?, y cada niña decía: yo le pongo esto, yo le pongo el otro. Y la señora (que le ayudaba) seguía escribiendo. Así es como nacieron nuestros cantos”, relata.

Este año, doña Agustina ya no llevó la voz cantante en el homenaje a la virgen, sino que fueron sus hijas y su nieta, pero no deja de bailar y de cantar (a su nivel) las mismas canciones que conoce desde hace más de 50 años, tiempo en el que también no sólo ah sido testigo del fervor de la mayoría de los mexicanos en estas festividades, también del impacto que ha tenido en la festividad y en la religión católicas las versiones sobre la falsedad o inexistencia de María de Guadalupe.

“ Me duele en el alma a mi, que haya personas, en esta actualidad (sic) que sean analfabeltas (sic) que no sepan quién es la mamá de Jesús. Por ejemplo, yo tengo mamá, usted tiene mamá, Jesús tuvo mamá ¿entonces de dónde venimos? A mi no me da coraje, me da mucha tristeza y se me llena el alma de tristeza que ni siquiera (sic) hace una referencia ante la virgen”.

Deja un comentario