Matrimonios igualitarios, estrategia electorera que divide a México: Castro Castro

Destacadas, Especiales, Política
MORELOS.- La iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto de reformar la Constitución para permitir el matrimonio entre parejas homosexuales, divide a los mexicanos y es una estrategia con la que el mandatario intenta recuperar popularidad y favorecer a su partido para recuperar el poder en la Ciudad de México , aseguró el obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro.
“Ha querido ganar popularidad el señor presidente. Ha estado viniendo (hacia) abajo, entonces (con la iniciativa) se asegura popularidad en un sector muy importante de la poblacion, que no es mayoritario, pero si es muy importante, y además asegura el pase del gobierno de la ciudad de México para su partido”, subrayó.
En entrevista, el prelado subrayó que la propuesta presidencial ni era urgente ni existía una coyuntura especifica que le obligará, a presentarla de la manera en que lo hizo, con la premura con la que la presentó.
“La iniciativa del señor Enrique Peña Nieto es muy fuerte, porque no había presión, no había algo evidente que lo llevará a tal decisión, lo cual, pone en evidencia que es una iniciativa de él, de mutuo propio, y que duele porque se supone que tiene algunas convicciones”, expresó.
No nos dividan
En la víspera de la segunda Marcha por la Paz y la Familia, a la que la suma de feligreses, organizaciones, emprearios y otros sectores sociales intenta llevar a las calles de la capital del estado a unas 40 mil personas, el prelado dijo que si no hay unión entre los ciudadanos y el gobierno se “mantiene ocupado” en cosas que no son “tan importantes”, el esquema de violencia y crimen permanecerá en el país de manera indefinida.
“Yo creo que lo que debemos hacer es unirnos para poder enfrentar una crisis tan fuerte como la que estamos viviendo y creo, sinceramente,  que el gobierno debería defender a la familia, la integridad de la familia, porque sólo ahí se va a resolver el problema tan grande que se vive de la violencia y la inseguridad’, indicó también al referirse a Morelos, donde este jueves los legisladores aprobaron modificaciones legales para incorporar los matrimonios igualitarios.
“Creo que es lo que debemos hacer (es resolver) juntos, pueblo y gobierno, unidos. …. yo le pido al gobierno, no nos dividan, ellos saben la respuesta que esta habiendo ahora.  Eso nos debe despertar. No nos dividirnos, no traernos motivos de división para el pueblo mexicano. Hay muchísima gente que piensa que esta decisión no debió haber sido, y sabemos que los diputados van hacer lo que les diga el Presidente porque sino pierden espacio y poder”.
La iglesia no es homofóbica
“Yo quisiera decirles a mis hermanos homosexuales a las personas que tienen otra manera de ser, no tenemos nada en contra de nadie, no es homofóbica la Iglesia, simple y sencillamente hay una confusión, hay un relativismo que va destruyendo la esencia del ser humano. Tenemos una antropología en crisis. El ser humano está en crisis, y esa crisis nos preocupa porque nos esta llevando a lo que estamos viviendo: a esa violencia, a esa inseguridad a jóvenes que son capaces de matar a un hermano por dos mil 500 o por cinco mil pesos.
Y remató: “Se está perdiendo la frontera entre el bien y el mal, y eso está confundiendo más a nuestros jóvenes a nuestros adolescentes, al mal lo llamen bien y al bien lo llaman mal, y eso está grave. Los jóvenes ya no tienen pecados ni tienen de qué arrepentirse. Ya nada es pecado”.

Deja un comentario