Ayuso descarta pedir el pase a la fase 2 y relaja el tono contra el Gobierno pero reclama abrir al 40% los centros comerciales

;



La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ya no tiene “prisa” para que la región avance en la desescalada del desconfinamiento, tras el visto bueno del Ministerio de Sanidad de que Madrid pase a la fase 1, y pide “prudencia”. La presidenta regional ha descartado que su Gobierno vaya a pedir el paso a la fase dos a partir del lunes como había asegurado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, hace apenas dos días.

La regidora madrileña ha relajado el tono contra el Gobierno central después de semanas de enfrentamientos que culminaron en un recurso en el Tribunal Supremo en contra de la decisión del Ministerio de Sanidad de denegar dos veces a la región el cambio de fase. Ayuso pide “por ahora cautela” y esperará a ver cómo evoluciona la región la próxima semana para determinar los próximos pasos.

La dirigente del PP ha especificado, no obstante, que aunque no se vaya a solicitar un pase a la fase 2 el próximo lunes, su Gobierno reclamará algunas flexibilizaciones como la reapertura de los centros comerciales al 40% porque “generan empleo” y desde su equipo los consideran “seguros”. También pedirá la implantación de protocolos de reincorporación presencial en las empresas con horarios escalonados.

“Valoro muy positivamente que Madrid empiece a caminar”, ha dicho este viernes la Ayuso tras el visto bueno de Sanidad, a la vez que pedía “prudencia” a los ciudadanos y avisaba: “Sería lógico que hubiera algunos repuntes. Estamos preparados”, ha defendido en una rueda conjunta con el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida.

La jefa del Ejecutivo madrileño ha hecho hincapié en que el confinamiento total supuso que se pudiera “contener la propagación masiva” pero ha alertado de que “el virus no ha desaparecido”, por lo que ha apelado a la responsabilidad colectiva e individual para “seguir avanzando”. Ayuso ha apelado a “la responsabilidad” de los empresarios y ha pedido que los ciudadanos no se confíen: “Confiarnos significa poner en peligro a personas vulnerables”.

La dirigente popular pese a pedir prudencia ha insistido en que hay que conjugar “el difícil equilibrio donde la salud y la vida es lo primero pero también la economía porque Madrid tiene un compromiso económico con España porque es su motor”. Con el paso a la fase 1 podrá frenarse “la sangría” de 18.000 empleos semanales.

Por su parte, el alcalde de Madrid ha pedido a la población, de cara a la fase 1, que utilice el transporte público para moverse por la ciudad de forma prioritaria. “Utilizarlo es seguro, no aumenta la posibilidad de contagios. Es la mejor opción”, ha señalado. La ciudad ya ha recuperado la mitad de los desplazamientos en vehículo privado pero el transporte público no ha repuntado del mismo modo. Esto ya se nota en la calidad del aire, que este jueves ya era “regular” frente a la caída en picado de la contaminación durante el confinamiento.

Martínez Almeida también ha llamado a la “responsabilidad individual” en el uso de los grandes parques, que reabren a partir del lunes, porque “no podemos poner un agente de policía en cada esquina”. No obstante, el regidor asegura que se reforzarán los controles y la presencia policial en estos recintos, donde en la fase 1 ya se pueden reunir grupos de hasta 10 personas. De momento no habrá ninguna medida nueva para garantizar más espacio al peatón. El Consistorio ha optado por mantener solo las 36 calles peatonalizadas solo los fines de semana, pese a que habrá más personas en la calle desde este lunes.

El Gobierno regional emitirá este fin de semana, de cara al paso a la fase 1, una orden con recomendaciones básicas entre las que se encuentran llevar mascarilla, lavarse las manos frecuentemente o el uso de las soluciones hidroalcohólicas. “Cada vez van a estar en más establecimientos y transportes públicos”, ha explicado la regidora.

Ayuso defiende sus mascarillas

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha defendido la eficacia de las mascarillas repartidas a los madrileños porque “tienen el certificado del Gobierno de China”. “He oído todo tipo de críticas, antes era demasiado buenas y ahora son demasiados malas”, ha respondido al ser preguntada por un informe del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, adelantado por eldiario.es, que certifica que las mascarillas, distribuidas como FFP2, no son tales y dejan pasar hasta el 40% de las gotas en algunas unidades.

Ayuso ha quitado importancia al análisis oficial. “Creo que eran cinco mascarillas. No se puede garantizar que tenga mucho resultado. Han sido homologadas por parte del Gobierno chino”, ha insistido. La presidenta también ha repetido que el material puede “durar varios días”.

El Gobierno autonómico ya admitió que no mandó a analizar ni certificar estos productos antes de repartirlos gratuitamente en las farmacias a los ciudadanos. El 13 de mayo, la Comunidad de Madrid explicó que estaba a la espera de unos resultados de pruebas, pero nada ha trascendido de las conclusiones de ese análisis. Las mascarillas tampoco están etiquetadas siguiendo la normativa europea, según constató la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual. Ese mismo día, el fabricante, Wezhou Haoushuo Home Textile Co, borró su página oficial de venta en una plataforma sin dejar rastro.





Source link