La hija del ideólogo de la privatización sanitaria de Madrid colabora con el Gobierno de Ayuso

;



La Comunidad de Madrid “ha colocado” a Encarnación Burgueño, “para coordinar la respuesta a la grave situación que sufren por el coronavirus las residencias”. Hija de Antonio Burgueño, uno de los ideólogos de la privatización
sanitaria del PP en Madrid, dirige, según publica El País, un pequeño grupo de profesionales desde una empresa llamada Cardio Líder que realiza una “evaluación de la situación y necesidades” de las residencias de Madrid, creando, a su vez, una “bolsa de empleo que recluta a través de varios foros el personal necesario para suplir a los contagiados”.

En conversación con La Vanguardia, fuentes del Ejecutivo regional desmienten que Burgueño haya sido fichada: “No ha cobrado nada, ni cobra nada, ni está trabajando para la Comunidad de Madrid. Burgueño prestó una ayuda puntual igual que mucha otra gente que ha colaborado desinteresadamente”, han señalado.





Esta colaboración, sin embargo,no solo ha ahondado en el malestar existente en la comunidad sanitaria de Madrid tras el nombramiento de su progenitor, sino que ha sembrado de más dudas la ya caótica gestión de los centros geriátricos de la región sobre los que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha mantenido un oscurantismo tal que, a día de hoy, siguen sin detallarse con exactitud las muertes registradas en los centros de Madrid habiendo reconocido la comisión de “muchísimos errores”.

Según relata El País, “un geriatra que coordina las derivaciones a hospital de pacientes con coronavirus de varias residencias de Madrid denuncia que el equipo de Burgueño intervino unilateralmente, sin pedirlo nosotros, en una residencia y fue peor el remedio que la enfermedad. El médico no se debía de haber leído ni el protocolo de derivación. Horrible, muy mal coordinado. Así que hemos pedido que no vuelvan a ir”, asegura este facultativo.

Desde Más Madrid, la diputada regional y médica del sistema madrileño de Salud, Mónica García, ha lamentado que “El PP no puede dejar de ser el PP ni en la peor crisis sanitaria de la historia”.











fuente