La Policía Nacional frustra un secuestro virtual en Madrid

;



La Policía Doméstico ha evitado un nuevo caso de ‘secuestro supuesto’ . Una mujer de 69 primaveras con residencia en Madrid recibió la convocatoria telefónica de un hombre que le dijo tener secuestrada a su hija y que para poder retornar a verla debía obtener a cambio 10.000 euros. El secuestrador le ordenó dirigirse a su entidad bancaria de inmediato, bajo la amenaza de cortarle un dedo a su hija.

El marido de la víctima llamó al 091 para informar de lo que estaba pasando. Mientras el secuestrador supuesto mantenía a la víctima al teléfono y ésta caminaba hasta el parcialidad, una patrulla de la Policía Doméstico se trasladó hasta la entidad y evitaron que se llegara a producir ningún movimiento bancario.









Mientras, otros agentes se dirigieron al empleo de trabajo de la supuesta secuestrada, donde comprobaron que se encontraba perfectamente. Esta modalidad delictiva es conocida como ‘secuestro supuesto’, una estafa que durante el pasado año 2019 ha dejado a la Policía Doméstico 130 casos, de los cuales llegó a deber un desembolso financiero en cinco de ellos y en dos se pudo recuperar ese metálico.


Secuestradores virtuales

Esta modalidad delictiva es conocida como secuestro supuesto, una estafa que durante el pasado año 2019 ha dejado a la Policía Doméstico 130 casos





Entre las características principales de los ‘secuestros virtuales’ destacan la sorpresa y el estado de angustia en el que se sume a la víctima. Asiduamente son llamadas inesperadas provenientes de números ocultos o con prefijo del extranjero. Lo que buscan los delincuentes es provocar la máxima angustia y cerco emocional, por lo que son muy agresivos y directos, incluso pueden obtener a poner al teléfono a terceras personas que imitan gritos y lloros de las supuestas víctimas.


Estrategias de los secuestradores virtuales

Tratar de prolongar al mayor la convocatoria para evitar ninguna reacción de la víctima





Otra de las estrategias de los secuestradores virtuales es tratar de prolongar al mayor la convocatoria para evitar ninguna reacción de la víctima. Lo que buscan así es que no pueda avisar a la Policía y obtener el metálico sin obtener a colgar el teléfono, principalmente a través de empresas de remesa de metálico.











fuente