Rocío Monasterio reconoció ante un juez no tener el título de arquitecta en 2008

Rocío Monasterio reconoció ante un juez no tener el título de arquitecta en 2008

;



A Rocío Monasterio le preocupa más su carrera política que la profesional. Eso se sobreentiende, al menos, de sus testimonios acerca de las
irregularidades
que asoman en su expediente profesional como arquitecta. Porque la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, que en alguna ocasión ha jugado al despiste alegando no recordar en que año se graduó, no tuvo ningún problema de memoria cuando en 2
008
reconoció ante un juez la falsedad
documental en la que había incurrido.

“¿Que si tengo el título de arquitecto? No”, se escucha afirmar a líder de extrema derecha en un vídeo publicado por el diario El País y perteneciente a la celebración de un juicio por incumplimiento de contrato que, finalmente, acabó ganando.





Los hechos que cercan ahora a Monasterio y que amenazan su trayectoria política no son, sin embargo, por este delito. Sino por falsedad documental. Algo que ella misma confirma en el citado juicio al reconocer, siempre en 2008, que “no podía visar proyectos” ni tenía “título para ejercer” por mucho que en las pocas asignaturas aprobadas hubiera sacado buenas notas como ella misma exhibió en redes sociales para poder desacreditar la investigación periodística que la está terminando por desenmascarar.

Por mucho que acabara a carrera posteriormente, como así fue en 2009, la declaración de Monasterio confirma los delitos previos de los que se le acusa como el hecho de haber firmado un certificado de obra con fecha de marzo de 2004.



data-youtube-vid>

El grupo municipal de Más Madrid tiene denunciada ante la Fiscalía Provincial de Madrid a la portavoz de Vox por los presuntos delitos de falsedad en documento público y estafa al estimar que usó hasta 2016 un visado falso del Colegio de Aparejadores para tramitar planos de obra cuando ejercía como arquitecta.





Antes de presentar la denuncia, el diputado de Más Madrid José Manuel Calvo explicó que en 2005, según la información de la que disponen, una aparejadora que trabajaba en el estudio de arquitectura de Monasterio pidió al Colegio de Aparejadores un visado para la reforma de un ‘loft’, que fue obtenido “legalmente”. Las irregularidades habrían aparecido cuando Monasterio fotocopió ese visado para seguir utilizándolo. Así lo hizo, ha señalado Calvo, en una nueva versión de la reforma de ese ‘loft’ fechada en 2011, y que constituía un proyecto “totalmente diferente” al que había firmado en 2005, por lo que a juicio de Más Madrid debería haber sido avalada por un nuevo visado.

La solicitud de licencia para el proyecto de 2011 fue rechazada, y Monasterio volvió a pedirla en 2016, de nuevo usando la fotocopia del visado obtenido para el proyecto de 2005. La denuncia de Más Madrid se refiere a este último episodio, dado que de entre los presuntos delitos cometidos por Monasterio durante su trayectoria profesional “todos ellos están prescritos” a excepción de éste.

Más Madrid considera que a la posible falsedad documental puede añadirse un delito de
estafa
, dado que, en su opinión, al aportar documentos falsificados “se pretende estafar a la administración municipal”, además de “a los propietarios del inmueble o a los clientes”. El expediente denunciado por Más Madrid está vinculado, ha confirmado Calvo, al ‘loft’ del presentador
Arturo Valls
, en la calle Rodas número 7, en el distrito Centro de la capital.





Calvo ha apuntado que Más Madrid no ha tenido contacto “con ninguno de los clientes de la señora Monasterio” y que no pretende “entrar en ningún tipo de consideración particular o personal”, sino defender “el interés público” de la administración municipal.

Por su parte, Monasterio ha negado estas acusaciones, y ha afirmado que cumplió con un requerimiento del Ayuntamiento aportando documentación de un expediente “de hace 15 años”. “Aportar en el Ayuntamiento en 2016 copias de un expediente de hace 15 años, no es falsear un visado. Es cumplir con lo que te piden. Falsearlo sería aportar algo distinto”, ha escrito Monasterio en su cuenta de Twitter, donde ha publicado también las fotos del contrato de arrendamiento de los servicios de 2005 para la reforma del loft de Arturo Valls.

Una defensa, según Calvo, “muy sencilla de desmentir”, puesto que a tenor de la documentación de que disponen ese proyecto de 2005 es distinto del de 2011, y por lo tanto deberían haberse tramitado con visados distintos del Colegio de Aparejadores.

Más Madrid ya denunció en noviembre pasado a Monasterio ante el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, que mantiene abierta una investigación por los presuntos delitos de intrusismo profesional cometidos entre 2000 y 2009. En esos años, según Más Madrid, la diputada “no tenía aún titulación” y, sin embargo, “estuvo ejerciendo o realizando actividades relacionadas con la profesión de arquitecto”.






Más Madrid ya denunció en noviembre pasado a Monasterio ante el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, que mantiene abierta una investigación por los presuntos delitos de intrusismo profesional cometidos entre 2000 y 2009












fuente

Share