‘También Estás Aquí’, el teatro que visibiliza el autismo se representa en Carabanchel

;


El autismo sigue siendo un gran desconocido. Algunos consideran a estas personas ‘raras’ o ‘frikis’, incluso se usa el término ‘autista’ para insultar a otra persona. Sin retención, lo cierto es que uno de cada cien españoles padece el Trastorno del Espectro Autista (TEA) y cada año aumenta el número de diagnósticos. Pero, ¿qué significa efectivamente tener TEA?

‘También Estás Aquí’ es un esquema que comercio de mostrar la respuesta a esta pregunta a los espectadores a través del teatro social -la corriente más reivindicativa y humanitaria de este arte-. Esta obra nace adicionalmente para combatir “el vano que existe en la sociedad de empatía para con personas en peligro de omisión”, explica Paloma De Pablo, actriz, logopeda, directora y creadora de esta idea. Tal y como cuenta a Madridiario, a ella ha dedicado su ilusión, tiempo y esfuerzo desde el final año.

Así, el teatro social pretende no solo conmover al divulgado, sino adicionalmente originar una experiencia inclusiva y participativa. Se comercio de “un avenencia de trabajo hermoso en que personas con y sin TEA pueden conocer otras realidades, escucharlas y comprenderlas”, relatan algunos de los participantes de este esquema, que aúna personas con TEA, intérpretes ‘amateur’ y igualmente actores profesionales.”Buscamos la transformación social”, explican al respecto fuentes de la iniciativa a Madridiario.

De esta guisa, cada miércoles la Sala Tarambana, en el madrileño arrabal de Carabanchel, un clan de pedagogos, coreógrafos, actores profesionales, psicoterapeutas especializados, una dramaturga, un músico, un comediante plástico y un equipo de más de vigésimo personas hacen existencia esta idea del software Art For Change de la Obra Social La Caixa, cuya próxima sesión tendrá sitio en el Teatro Circo Price el 8 de enero.

La terapia es la visibilización

El TEA es un trastorno del desarrollo que acompaña a la persona a lo generoso de toda su vida y que afecta principalmente a la conducta y la comunicación, lo que genera dificultades para diferenciar e identificar los sentimientos, al tiempo que a interactuar según lo establecido en ciertas situaciones sociales, en distinto cuando intervienen pautas no escritas, como la ironía o algunos dobles sentidos.

Estas dificultades se suman a las barreras por las que la sociedad impide, o por lo menos dificulta, la inclusión de estas personas. Por eso, la obra teatral abre el debate sobre los tres ámbitos sociales en los que este colectivo se ve más marginalizado e incapacitado: frecuente, gremial y educativo. Se ve con ella, adicionalmente, que la mejor terapia para combatir estas adversidades es la visibilización y la concienciación.

“El teatro les ayuda a conocerse más y a entender mejor las situaciones, a identificar sus sentimientos”, afirman desde ‘Todavía Estás Aquí’. “A través de las artes escénicas, la música, las artes plásticas y la letras (en forma de dramaturgia) se llena ese vano, que implica sensibilización y la prosperidad de la estima de personas TEA”. Todavía supone para ellos “encontrar un medio de expresión diferente que no se habían planteado”, resaltan.

Por otro costado, las personas con TEA poseen grandes capacidades de comprensión sobre temas que son de su interés, desde la programación hasta la música, que los convierte en verdaderos genios y virtuosos. Como en cualquier espectro, hay muchos niveles internamente de sus capacidades y “no hay dos personas TEA iguales”, recuerdan desde la función.



Un proceso de enseñanza mutuo

La directora observa que muchos padres se sorprenden de que su hijo “se haya memorizado un texto, lo haya puesto en espectáculo y se haya dirigido a 50 personas totalmente desconocidas para él o ella”. Es un logro que, sin duda, requiere de un gran esfuerzo para cualquier persona. El preocupación social nace del desconocimiento, al pensar que una persona TEA no sería capaz de lograrlo.

Esta condición tiene otras manifestaciones como la sinceridad, la dialéctica pura o una profunda honestidad. “Ellos tienen una capacidad de ver la vida desde un sitio muy particular y muy distinto, te dicen las cosas tal cual las sienten y las piensan. De repente es como: que sencillo es todo cuando te dicen las verdades a la cara”. Supone “no tener miedo a ser valentísimo“, explica De Pablo. “Es un enseñanza del que nos enriquecemos todos”.

Esas sinergias, ese intercambio, es lo que Paloma pretende traducir y que se genere un beneficio mutuo entre la sociedad y entre ellos: “Me gustaría que la gentío sepa que no es una enfermedad, que no es contagioso, que simplemente es una guisa diferente de ver la vida y que en las virtudes de estas personas quizá pueda estar el éxito de tu empresa”.

Relación entre personas TEA y la sociedad

Parece que el autismo o Síndrome de Asperger (en su reforma más conocida) está ganando un sitio en la sociedad contemporáneo. “Ahora se está hablando más, se está poniendo de moda en series como ‘Sheldon Cooper‘ o ‘Atípico‘ que tienen como protagonista a una persona asperger” comenta De Pablo, aunque en su opinión, “a día de hoy no es lo suficientemente conocido. Incluso utilizamos la palabra ‘autista’ como insulto“. Aún hay mucha ignorancia y “en presencia de el desconocimiento nos entra el miedo”, asegura la pedagoga.

Uno de los ejercicios que practican en estas sesiones consiste en crear una escultura con la forma del cuerpo de tu compañero, y con ello expresar un sentimiento o una emoción. En una de las primeras convocatorias, uno de los chicos TEA pidió a su “escultura” que se pusiese de rodillas y abriese los brazos, mirando al Paraíso. “Pon cara como si le estuvieras pidiendo casorio al mundo”, le dijo. Era un adiestramiento sobre el concepto de omisión, para él significa poder pedirle al mundo “quiéreme”. Muchos de ellos sienten, con razón, que la sociedad es especialmente injusta con ellos en muchas ocasiones. O que, por lo menos, queda todavía mucho por mejorar.





fuente: madridiario